Casos de estudio 5/6_ Centro de Formación Cassia Co-op_ Protegiendo los derechos/Construyendo con el medio

En el año 2010, el empresario francés Patrick Barthelemy llevó una propuesta solidaria al joven estudio de arquitectura noruego TYIN Tegnestue situado en la ciudad de Trondheim y recientemente galardonado con el premio de arquitectura europea del 2012 por este proyecto. El empresario venía de los bosques de canela de Sumatra, concretamente de la localidad de Sungai con una idea solidaria en su cabeza. El proyecto era la construcción de un centro de formación para la cooperativa indonesia de canela Cassia Co-op con la intención de crear un lugar estratégico dentro de los bosques para que los trabajadores y habitantes de la zona, y proteger los derechos de los mismos que cuentan con condiciones insalubres y de explotación, ya que Sumatra es la principal productora de canela del mundo, produciendo un 85% del consumo global.

Un año después, con toda la planificación ya elaborada, los arquitectos de TYIN Tegnestue se trasladaron a Sungai con el reto de transformar la situación mediante un complejo que facilitase la gestión sostenible de la zona. Lo que pretende el centro de formación es que los agricultores y todos los trabajadores de la canela reciban un pago digno en relación al trabajo desarrollado, así como una atención sanitaria decente y el derecho de poder recibir una educación.

La construcción se realiza en torno a dos materiales fundamentales: la madera y el hormigón. Se levanta una estructura ligera de madera sobre una losa de hormigón y ladrillo, y sobre ella aparecen cinco volúmenes en los cuales se inserta un laboratorio, aulas, una zona para cocinar, oficinas… No se olvida en ningún momento el emplazamiento en el que se esconde, el centro se construye respetando la flora existente, tanto es así que se realiza alrededor de unos árboles autóctonos y mira hacia el lago Kerinci. La madera que se utiliza no ha sido importada de ningún lugar, sino que es la de los árboles del bosque de canela, que para los habitantes del lugar no tiene mucho valor, además se ahorra en transporte y tratamiento externo.

La construcción persigue unos principios sostenibles y nada es aleatorio. La disposición de los huecos en fachada se realiza de esa manera para que la ventilación sea natural y eficiente, la cubierta se extiende hacia el exterior para disminuir la incidencia del sol, entre otras cosas. Pero la sostenibilidad no sólo es patente en los materiales seleccionados, y en la disposición de elementos, sino que también es importante en el proceso de construcción y en la metodología que se sigue. Se construyeron 600 metros cuadrados con 70 trabajadores, 8 búfalos, un aserradera en dicho lugar, y un costo de 30000 euros y tan sólo 3 meses. Pueden verse elementos artesanales en los motivos que se colocaron en algunos lugares como las puertas propios de la región.

Algunas imágenes de la planimetria:

En el enlace podeis ver la totalidad de la construcción del centro de formación, bastante interesante, no os lo perdáis:

http://youtu.be/yLVjUDIkZe8

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: